Menorca une sus cielos a la familia Starlight

8 de Abril de 2019

Como todo amante del astroturismo sabe, un cielo adecuado para la observación de estrellas no es tan fácil de encontrar como pudiera parecer. Llevando el concepto varios pasos más allá, se encuentran los llamados Destinos Turísticos Starlight, lugares visitables, que gozan de excelentes cualidades para la contemplación de los cielos estrellados y que, al estar protegidos de la contaminación lumínica, son especialmente aptos para desarrollar actividades turísticas basadas en ese recurso natural. La fértil isla de Menorca (Islas Baleares) ha sido el último territorio en superar todas las pruebas y ser merecedor de este certificado otorgado por la Fundación Starlight.

Menorca ha obtenido también el reconocimiento como Reserva Starlight, un espacio natural protegido comprometido con la defensa del cielo oscuro. Y es que la isla integra todo su territorio dentro de una Reserva de la Biosfera, distintivo otorgado hace 25 años en reconocimiento por hacer compatible la vida con la conservación de un patrimonio y medio natural únicos. La isla más oriental y septentrional de las Baleares sorprende por la gran riqueza y variedad de su entorno, que combina excepcionales parajes marítimos con un paisaje rural tradicional y lleno de historia.

Ser Reserva Starlight implica un compromiso para proteger el cielo nocturno y eliminar la contaminación lumínica. En este sentido, el año pasado fue aprobado el Reglamento de Protección del Cielo Nocturno en Menorca, que apuesta por una iluminación eficiente y sostenible con el entorno de la isla.

El cielo de Menorca

Las diferentes auditorías realizadas al firmamento de Menorca constatan zonas de la isla de máxima oscuridad, donde la observación de las estrellas es excepcional, como es el caso de Macarella-Son Saura, Cavalleria-Cala El Pilar, Punta Nai, Cala Galdana, Santo Tomás, l'Albufera de S'Grau y Monte Toro, que son las zonas de máxima oscuridad o zona núcleo de la Reserva Starlight.

Pero los Destinos Turísticos Starlight no sólo deben acreditar la calidad de su cielo nocturno y los medios de protección, sino también adecuar las infraestructuras y actividades relacionadas con la oferta turística y su integración con la naturaleza.

En la amplia oferta de Menorca se incluyen las rutas de observación de estrellas por el Camí de Cavalls, un camino histórico reconvertido en GR que rodea toda la isla; aprender sobre la antigua interpretación del cielo visitando los monumentos prehistóricos de la cultura talayótica; o combinar la observación del cielo con recorridos náuticos y deportes de aventura.